La información médica aquí presentada es exclusivamente para profesionales de la salud.

Compartir artículo:
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

Introducción

La termorregulación o regulación de la temperatura es la capacidad que tiene un organismo biológico para modificar su temperatura dentro de ciertos límites, incluso cuando la temperatura circundante es bastante diferente del rango de temperaturas-objetivo. El término se utiliza para describir los procesos que mantienen el equilibrio entre ganancia y pérdida de calor. Si se añade o quita una determinada cantidad de calor a un objeto, su temperatura aumenta o disminuye, respectivamente, en una cantidad que depende de su capacidad calorífica específica con un ambiente.

En el estado estacionario, la tasa a la cual se produce calor (termogénesis) se equilibra por la tasa a la que el calor se disipa al ambiente (termólisis). En caso de desequilibrio entre termogénesis y termólisis se produce un cambio en la tasa de almacenamiento de calor corporal y consecuentemente un cambio en el contenido de calor del cuerpo y en la temperatura corporal.¹

Incubadora para el recién nacido

La termorregulación es una función fisiológica crítica en el neonato ligada a la sobrevida, a su estado de salud y a la morbilidad asociada. Es la habilidad de mantener un equilibrio entre la producción y la pérdida de calor para que la temperatura corporal esté dentro de cierto rango normal. En el recién nacido, la capacidad de producir calor es limitada y los mecanismos de pérdidas pueden estar aumentados, según la edad gestacional y los cuidados en el momento del nacimiento y el periodo de adaptación.

En condiciones de estrés por frío, la temperatura corporal central es inicialmente normal a expensas de un gran costo energético. Cuando el niño pierde la capacidad para mantener su temperatura corporal normal, cae en hipotermia. Las respuestas neonatales primarias al estrés por frío son la vasoconstricción periférica y la termogénesis química (metabolismo de la grasa parda). Por este mecanismo, el recién nacido hipotérmico consume glucosa y oxigeno para producir calor y pone al recién nacido en situación de riesgo de hipoxia e hipoglucemia.

Cuando un recién nacido debe producir calor por medio del metabolismo de la grasa parda, pone en funcionamiento mecanismos que en el corto plazo lo llevarán a hipotermia y los riesgos que esto implica como se expresa en el siguiente cuadro.

Mecanismos de pérdida y ganancia de calor en el recién nacido

Es necesario tener en cuenta que:

  • La cantidad de calor que se pierde y la rapidez con que se pierde es proporcional al gradiente de temperatura entre el RN y el medio que le rodea (aire, liquido, sólido u objetos cercanos).

 

  • Cuanto mayor es la superficie de contacto, mayor es la transferencia de calor.

Los cuatro mecanismos por los cuales el calor es transferido desde y hacia la superficie corporal son:

Modo

Mecanismo

Proceso físico

Prevención

Conducción

Pérdida o ganancia del calor corporal a una superficie fría o caliente en contacto directo con el recién nacido

Contacto con objetos no precalentados (balanzas, colchones, placas radiológicas y estetoscopios)

Valorar temperatura de objetos que entran en contacto con el recién nacido – precalentar

Convección

Pérdida o ganancia de calor corporal hacia una corriente de aire o agua que envuelve al recién nacido

Circulación de aire frio hacia un área expuesta del recién nacido. La inmersión en agua con Tª inadecuada

Evitar corrientes de aire. Calentar oxigeno y aerosoles Aseo con Tª agua controlada. Levantar pareces laterales de calor radiante

Evaporación

Pérdida de calor corporal asociado a exposición de la piel y/o tracto respiratorio a una concentración de humedad menor a la necesaria

Características de la piel húmeda y fina al nacimiento. (Hasta las dos semanas de edad postconcepcional) Proceso normal de respiración

Secado de la piel. Mantenerla seca. Utilización de humedad ambiente en incubadora según EG, días de vida. Calentar y humidificar gases respirados

Radiación

Pérdida de calor corporal hacia un objeto mas frío que no está en contacto directo con el niño

Recién nacido rodeado de objetos o superficies más frías

Prevenir cercanía con objetos más fríos. Interponer elementos que eviten pérdida. Precalentar la incubadora antes de introducir al niño. Evitar incubadoras cerca de puertas, ventanas y aire acondicionado que enfríe sus paredes

mecanismos de pérdida de calor

(Fig. 1). Mecanismos de pérdida de calor (Sinha et al. 2018).

PRECAUCIÓN

Técnica de recuperación del recién nacido hipotérmico en incubadora.

Si la temperatura del niño es menor de 36,5 º, realizar el calentamiento lentamente entre 1º-1,5ºC por hora. El rápido recalentamiento puede asociarse con mayores problemas orgánicos, metabólicos, cutáneos y cerebrales.

Ajustar la temperatura de la incubadora 1-1,5º C por encima de la temperatura axilar del niño.

Retirar todos los elementos que puedan interferir con la ganancia de calor como sábanas plásticas, gorro y la vestimenta del recién nacido, hasta que la temperatura se normalice.

Evitar las pérdidas de calor por cualquiera de los mecanismos: convección, radiación, conducción y evaporación.

Confirmar que el porcentaje de humedad es el adecuado para su EG y tiempo de nacimiento.

Controlar siempre la temperatura cuando se modifique la humedad. La humedad tiene la propiedad de alterar los requerimientos de temperatura del niño; a mayor humedad, menor requerimiento térmico.

Todos los gases que respire el niño deben de estar húmedos y calientes.

Equipamiento

La incubadora Shelly permite la programación y control de las variables del entorno del neonato. Permitiendo modificar de manera servocontrolada la temperatura (del aire y/o del neonato), la humedad relativa y la concentración de O2. Ver Figura 2.

SHELLY® INCUBADORA

(Fig. 2). Incubadora Shelly

Esta incubadora además de permitir el control de las variables necesarias para mantener el calor del neonato, tiene opciones y funciones que facilitan su cuidado, ya que permite pesar al bebé en la incubadora, tomar placas de rayos x sin tener que mover al paciente y ajustar la altura para personal con diferentes características físicas.

Referencias

  • Ana Quiroga, Guillermina Chattas, Arminda Gil Castañeda, Melva Ramírez Julcarima, Ma. Teresa Montes Bueno, Argentina Iglesias Diz, Jovita Plasencia Ordaz, irama López, Belkis Carrera. GUÍA PRACTICA CLÍNICA DE TERMORREGULACIÓN EN EL RECIEN NACIDO 2010 SOCIEDAD IBEROAMERICANA DE NEONATOLOGIA.
  • Rogelio Rodríguez Bonito 2012, Manual de neonatología, Segunda Edición.
  • Sunil Sinha, Lawrence Miall, Luke Jardine 2018 Essential Neonatal Medicine Sixth Edition.
Compartir artículo:
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email
Seguir leyendo
Suscríbase para recibir noticias y contenido similar

Suscríbase para recibir nuestro contenido en su correo eléctronico.